Coge una etiqueta y fíjate en su adhesivo. Luego haz ese mismo gesto con otra etiqueta diferente. ¿Sabías que no todas las etiquetas tienen el mismo adhesivo? En ese caso ¿sabrías establecer las diferencias?

En el mercado de las artes gráficas existen tres tipos de adhesivos para etiquetas, adhesivos acrílico, hot-melt y solventes. Antes de pasar a explicarlos, es importante que sepas que hay dos tipos de utilidades en los adhesivos: el pegado inicial, llamado tac, y la cohesión, lo que pega un adhesivo a largo plazo.

Tres tipos de adhesivos para etiquetas

Ahora, pasamos a explicarte las características de cada uno de los adhesivos:

  • Adhesivo acrílico: Su temperatura de aplicación son 5 grados y puede resistir temperaturas de hasta 60 grados. Son adhesivos que no resisten mucho la humedad, dado que tienen una base de agua, por lo que a largo plazo de disuelven. Son más económicos y su abertura de rango sobre las superficies que pegan es mayor, como por ejemplo, este tipo de adhesivos son usados para pegar sobre superficies porosas (cartón, madera…), porque mantendrá mejor la estabilidad a largo plazo.
  • Hot-melt: Son base caucho y tienen un tac inicial muy alto, es decir, cuando se pega a una superficie, inicialmente al ser una goma pega muy rápido, en cambio la cohesión no es tan alta, esto quiere decir que a largo plazo el adhesivo se deshace más. Sus ventajas son que su temperatura de aplicación es mucho muy baja (resistirá hasta 40 grados bajo cero) y soporta mejor la humedad.
  • Adhesivos solventes: Son adhesivos especiales y muy caros. Sus limitaciones son que no pueden emplearse en alimentación, en cambio presentan prestaciones especiales. Se elabora disolviendo todos los componentes químicos necesarios para que el adhesivo funcione, en base a las características especiales requeridas.

Conociendo las características de los tres tipos de adhesivos ¿sabrías distinguirlos?