No solo ver y tocar, sino también olfatear. Descubre el aroma de un producto sin destapar su envase. ¿Esto es posible? Lo es y la etiqueta es la responsable.

El pakaging de un producto busca atrapar, si cabe, todos los sentidos. Al sector del etiquetado no solo le basta con el tacto y su aspecto visual, el olor se posiciona como una potente herramienta de venta. Los clientes lo saben y el sector de las artes gráficas también es consciente de ello.

Imagina ¿qué olor te gustaría descubrir en una etiqueta? Dudas entre dos productos, dos quesos, por ejemplo, y ambos cuentan con una etiqueta aromática. Tu decisión de compra será clara, el olor que más se ajuste a tus gustos determinará que uno de los productos termine en la cesta de tu compra. En cambio, si estás indeciso y te percatas que solo uno de los productos cuenta con una etiqueta de este tipo, solo le bastará con cautivar a tu olfato para que te lo lleves para casa.

Este tipo de etiquetas pueden incorporar aromas estándares o personalizados. Una experiencia sensorial en toda regla.

Etiquetas con olor

En Etygraf pudimos trabajar con una etiqueta capaz de despertar los sentidos, la etiqueta Pechuga de Pavo al curry de Cárnicas Serrano. Las mismas especias de la pechuga de pavo aromatizan la etiqueta de su envase.

El proceso es el siguiente. La etiqueta contiene micro burbujas con el aroma deseado (las cuales han sido adquiridas y aplicadas a la tinta serigráfica). Al rascar sobre la etiqueta, las micro burbujas se rompen y se desprende el olor.

Te invitamos a que le des al link y conozcas más en detalle el ejemplo que te mencionamos: Pechuga de pavo al curry.

El sector de la alimentación logra despertar nuestros sentidos y nosotros nos unimos a ello.